- Oficina, Publicaciones, Instagram  












Autobiografía Iconográfica, 2006

Valerio Olgiati


"La pintura no tiene nada que ver con el pensamiento, porque, mientras pintamos, el pensamiento es pintura. El pensamiento es lenguaje que registra y que tiene lugar antes y después. Einstein no pensaba mientras calculaba, él calculaba y reaccionaba con la siguiente ecuación a la anterior, como en la pintura, donde la forma es una referencia a otra, etcétera." (Gerard Richter, Notes, 1962)

Las ilustraciones que aparecen en estas páginas son imágenes importantes que se encuentran almacenadas en mi cabeza. Cuando proyecto o invento un edificio, estas imágenes siempre rondan por alguna parte; son la base de mis proyectos. Están presentes cuando me siento ante la “hoja de papel en blanco”, por decirlo de alguna manera. Mi objetivo es siempre construir algo que esté relacionado con estas ilustraciones de un modo u de otro, relacionando tanto con la propia imagen como con lo que ilustra. A menudo lo que me fascina es lo ilustrado. 
Durante más o menos un año he intentado seleccionar, también durante las conversaciones con mis asistentes, sólo aquellas imágenes que tienen una relevancia significativa para nuestro trabajo, para mi obra. Fueron excluidas todas las demás. 
Naturalmente, también quiero superar estás imágenes. Quiero que dejen de existir. Quiero vencer las tradiciones que yo mismo he instalado. Incluso me gustaría que mi arquitectura no fuera referencial; esto sería lo mejor, la vía más independiente. Sin embargo son consciente de que es imposible. No obstante, pienso repetidamente en ello. Esta contradicción me obliga a pensar, a poner en orden, a proyectar una arquitectura que, finalmente, es “sólo” abstracta y que, por esta razón, puede ser tan densa y rica como es posible. Sólo una mente única puede producir arquitectura verdaderamente fascinante, siempre que uno crea que la arquitectura fascinante debe ser prototípica y única. 
Debajo de cada una de la ilustraciones que siguen hay una leyenda corta, acompañada a veces por un comentario. Cuando no hay comentario, es que no he sido capaz de encontrar una explicación racional a la ilustración. 

Valerio Olgiati. (2006). Autobiografía Iconográfica. Revista 2G, No 37, Nexus pp.133-143.